REVOCATORIA PERUANA, BLINDAJE ESPAÑOL

 

Unknown

Es sintomático. En un país como Perú, la revocatoria de mandato está a la orden del día. La alcaldesa de Lima acaba de salvar el proceso por la mínima. Un puñado de votantes más y la edil principal habría tenido que recoger los trastos en medio de su mandato y se habría tenido que ir a su casa. Todo un ejemplo de lo que significa la representación. Hoy nos representas, dicen los ciudadanos al políticos, pero hasta que nos traiciones y no consintamos más que nos representes. El consentimiento es la esencia de la representación. Sin él, ésta no existe. Lo que hay es dictadura y esclavitud interrumpida un día cada cuatro años (Rousseau).

En otro país, tal como el nuestro, Alfonso Guerra, el asesino de Montesquieu, nos dice que las listas abiertas son un peligro. No se refiere a que éstas no son utilizadas por los electores como el ejemplo de Italia nos instruye, y a que todo sistema electoral consistente en listas (abiertas, cerradas, desbloqueadas, como se quiera..) nunca puede ser representativo. No. Se refiere a que con ellas, el control del partido sobre el diputado pasa de ser el 100% a ser el 90% o 95%. Para que la representación siga siendo una entelequia.

Ésta es la diferencia entre un sistema y otro.

 

About admin

Empresario. Autor del libro Mando a distancia. Ex profesor de Sociología. Doctor en Derecho. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Urbanista.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

2 Responses to REVOCATORIA PERUANA, BLINDAJE ESPAÑOL

  1. Lemos 19 Marzo, 2013 at 14:10 #

    Gracias por su explicación, Sr. Abadía. Estoy de acuerdo.
    Por otra parte, el derecho ciudadano a revocar al alcalde/sa, conllevaría lógicamente, el mismo derecho ciudadano de elegirlos.
    Ahora la sociedad española dispone de -solo- una parte, la de elección mediante votación. En un futuro convenientemente próximo, por lo apremiante de la situación, la sociedad debe de tener en sus manos el derecho -y deber- de revocar los cargos.
    No solamente poder, para revocar a una sola persona, como ej. al presidente elegido por la sociedad, en una posible república. Sino también a cualquier alcalde/sa, para ello, lógicamente, antes debe de -poder- elegirlo. Es su derecho.
    El de la sociedad, y no el de su presidente. Slds.

  2. Lemos 19 Marzo, 2013 at 18:20 #

    A estas alturas, no puedo creer que, llegado el momento crítico y a NIVEL NACIONAL, una GRAN MAYORÍA social, renunciase -democráticamente- al derecho de ELEGIR a sus alcaldes, locales, provinciales, etc; delegando el ejercicio -en representación de la sociedad- a la decisión y juicio del presidente elegido. Ni siquiera cuando ésto fuese compartido por un grupo presidencial. Tanto como el de revocación de cargos, cuando los indicios lo indiquen.
    No puedo creer que, avanzando hacia el momento crítico, la etapa de cimentación y fragua para el necesario cambio, la sociedad española, decante por algo así. Si realmente se persigue una verdadera democracia en España, los intentos de -reventar- proyectos en pos de esa democracia hasta ahora no existente en España, habrá que combatirlos y superarlos, no obstante desde una verdadera democracia: De “Cabo a rabo”. Y no solamente con una nueva versión de la democracia (democracia de base) para con ella elegir una dictadura, donde la sociedad elige a su presidente, para ser representado por él supremamente. Y en caso de “fallo”, entonces…. la sociedad, dentría derecho de destituirle. Y elegir a otro supremo…
    Nada es imposible, pero yo, me quedaría con la boca abierta, si la mayoría de la sociedad española, llegase a apostar por un versión democrática, como esta que expongo.

Leave a Reply

%d bloggers like this: