PP y PSOE YA NO PUEDEN BLINDARSE SOLOS

gesop-julio

No se han dado cuenta, pero han perdido la hegemonía y muy especialmente el monopolio de la libertad política que sustrajeron a la ciudadanía española desde el timo de la Transición. Con la tendencia que muestran las encuestas, en menos de seis meses PP y PSOE no estarán en disposición de negociar bis a bis una temida reforma cosmética del sistema para que nada del sistema cambie de verdad. No se han dado cuenta, y ya no pueden reaccionar, ni siquiera uniéndose. Es la única ventaja que ofrece la selección de mediocridades que caracteriza siempre a una partidocracia. De acuerdo a la progresiva línea descendente en el apoyo popular a los partidos hegemónicos –le ocurre lo mismo a CiU en Cataluña- PP y PSOE no sumarán la psicológica cifra de 210 escaños que hacen falta para promover con éxito una reforma constitucional que no afecte a totalidad del texto o al Título preliminar, o al Capítulo segundo, Sección primera del Título I, o al Título II, para cuyos casos la cifra de escaños exigida asciende a 234.

Si no se produce un vuelco inesperado en la progresión que reflejan tozudamente casi todas las encuestas, PP y PSOE sumarían 209 escaños en unas hipotéticas elecciones convocadas a comienzos de 2014, cuestión que se podrá comprobar en junio de ese mismo año con ocasión de las elecciones europeas.

El Partido Popular ha perdido desde enero de 2011 a enero de 2012 el 27% del apoyo popular y se ha dejado otro 10% en los seis meses que llevamos de 2013, pasando de sus 186 escaños conseguidos en noviembre de 2011 a 122 que obtendría hoy. Utilizando las matemáticas más elementales, no es difícil inferir que obtendría 110 escaños el próximo enero y 100 en julio de 2014. Eso si a Bárcenas el ambiente de prisión no le proporciona algún repentino un ataque de sinceridad, o si su sed de venganza no comienza a deshidratar su pacto de omertà.

El PSOE, pese a un despunte en enero de 2013, ha caído en diez y ocho meses un 5%, pasando de 110 escaños a 104, lo que posibilita intuir, con la aritmética en la mano de nuevo, que en el horizonte de 2014 se encontraría con 99 escaños en enero y 95 en julio. También con el debido permiso a la Juez Alaya para que deje algún dirigente fuera del sumario de los ERE.

La previsión arroja una suma de 209 escaños PPSOE en enero de 2014 y de 199 en julio del mismo año. Considerando que CiU, en primer lugar, no está en disposición de pactar una reforma constitucional española sino lo que considera la suya propia, y en segundo lugar, que la proyección de las encuestas tan sólo le otorga 7 escaños en Madrid, podemos decir que hegemonía nacional de PP y PSOE está a punto de saltar por los aires sin que prácticamente se enteren.

¿Debemos alegrarnos? Por supuesto que sí, al menos quienes creamos que todo este desastre nacional hunde sus raíces en un modelo constitucional caracterizado por un poder político que ni representa al ciudadano ni está controlado por las leyes que rigen para el resto del país.  Pero, cuidado, no podemos permitir que el optimismo obture la única vía por la que pueden discurrir las reformas, que no es otra que la libertad del pueblo español para confeccionar un nuevo régimen. El problema fundamental con en el que nos encontramos es el de la incertidumbre respecto a saber si de verdad existe entre la sociedad política la conciencia de un modelo alternativo. Los partidos hasta ahora minoritarios se van a convertir en bisagras, de eso no cabe duda. Pero las bisagras sirven tanto para ayudar a abrir pacíficamente las puertas del cambio como para apuntalarlas en un marco podrido con pequeños remaches.

Sobre todo esto, más incluso que sobre nuestra maltrecha economía, deberíamos deliberar los ciudadanos durante los próximos meses.

About admin

Empresario. Autor del libro Mando a distancia. Ex profesor de Sociología. Doctor en Derecho. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Urbanista.

, , , , , , , ,

Leave a Reply

%d bloggers like this: