POSIBLES PACTOS IN EXTREMIS DEL PODER

images

Asistimos, ya con toda seguridad, al ocaso de un régimen que adquirió su carta de naturaleza en la Transición. Con buenas intenciones pero con sumo desconocimiento, o con no tan buenas intenciones, lo cierto es que un grupito de partidos de entre toda una sopa de letras, se blindaron respecto al resto con una ley electoral y una financiación pública hecha a la exacta medida de sus necesidades, y se otorgaron todo el poder posible, fingiendo la separación de poderes e instaurando un sistema parlamentario que unido a la ley electoral mencionada hacía de la teoría de Robert Michels (la ley de hierro de las oligarquías políticas) todo un paradigma que llevar a la práctica.

Así fue. El poder descontrolado del que ha disfrutado la clase política española nos ha traído hasta donde estamos, a esta situación que se convierte en irreversible a menos que se ataje el problema desde su origen, desde su raíz.

Los que comulgamos con planteamientos liberales podremos argumentar que el Estado es demasiado grande. Lo es. Podremos entender que es necesaria una reforma laboral que facilite la contratación, pues no hay mayor garantía para un trabajador que la situación de pleno empleo donde puede negociar personalmente su salario con la empresa, amén de irse a la puerta de enfrente a hacer lo mismo. Es así. También podremos convencernos de que bajo las distintos monopolios y oligopolios existentes no se crea riqueza, los precios no bajan al nivel de un mercado con libre competencia y que sus costes (energéticos, financieros, etc.) acaban siendo inasumibles por los ciudadanos. También es así.

Pero no podemos olvidarnos que nos encontramos en esta trágica situación actual precisamente porque el poder político no ha tenido enfrente a la ciudadanía para frenarle los pies en todos los pactos que ha realizado con los poderes fácticos (sindicatos, nacionalismos, oligarquías financieras e industriales, etc.), y que sólo beneficiaban el cortoplacismo de quienes detentan el poder, olvidando el interés general. Y por supuesto, tampoco ha tenido a nadie enfrente, ni ciudadanía ni poder judicial, a la hora de incrementar elefantiásicamente sus redes clientelares a través de la creación de puestos de trabajo con los que pagar favores políticos. Hablamos de muchos cientos de miles de personas.

Sin un sistema que prevea el ansia hacia el absoluto al que tiende toda persona con poder y establezca cauciones para que no se puedan cometer los excesos del pasado, cualquier reforma de nuestro sistema devendrá inútil y habrá supuesto una imperdonable pérdida de tiempo.

Ante los posibles pactos in extremis del poder para que el sistema del que tanto se benefician no caiga rodando por la pendiente de la historia, los ciudadanos debemos estar muy atentos y no permitir que las luces de pequeñas operaciones de maquillaje, vendidas con una más que predecible grandilocuencia, ensombrezcan la verdadera necesidad de los españoles de disponer de la libertad política necesaria para ser capaces de poner y deponer a nuestros gobernantes.

Sólo así podremos estar tranquilos de que trabajan con la mirada puesta en el horizonte del largo plazo y del interés general.

About admin

Empresario. Autor del libro Mando a distancia. Ex profesor de Sociología. Doctor en Derecho. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Urbanista.

, ,

2 Responses to POSIBLES PACTOS IN EXTREMIS DEL PODER

  1. Lemos 6 Mayo, 2013 at 15:02 #

    Buenas tardes Sr. Abadía,
    ¿Cómo ha dicho…?
    ¿Mantener la ley de hierro de la oligarquía política?
    ¿Seguir manteniendo a quienes, solo y realmente, se benefician de éste sistema político español? : Políticos y sus fácticos compinches sindicales, financieros e industriales.
    Seguir manteniéndolos -a ellos-, a costa del sacrificio y progresivo hundimiento social y por ende, de España.
    ¿Un poder judicial que no le hace frente en sus abusos en tantos aspectos?
    ¿Una ciudadanía que continúa como hasta ahora sin ejercer su derecho natural desde la democracia a rebocar poderes cuando -toque-… al margen del tiempo de elecciones?
    ¿ésto, es lo que el sistema político español se interesar en pactar para mantener?
    Sí, Sr. Abadía, la pérdida de tiempo resulta imperdonable….

  2. admin 6 Mayo, 2013 at 20:07 #

    Lo es Lemos, pero creo que queda ya poco para ver cómo esto comienza a cambiar.

    Gracias como siempre por tus aportaciones.

    🙂

Leave a Reply

%d bloggers like this: