LA PRENSA, ESPEJO DE ESPAÑA

 

 Conforme avanza la crisis y el riesgo de voladura alcanza niveles de verosimilitud, se puede comprobar cómo se alinean los medios a un lado y a otro de una nueva línea Maginot, versión española de la trazada por Francia al objeto de defenderse de Alemania en los años 30, pero con una intención algo menos noble.

A derecha e izquierda de la disección mediática no existen distintas posturas ideológicas ni grados de nacionalismo español. Enemigos irreconciliables en tiempos de calma convenian la amnesia en recuerdo de un interés común. La superviviencia del régimen que se lo ha dado todo.

Ésa es la frontera que divide los dos territorios mediáticos del solar español, uno mucho más grande que el otro. De momento.

Resulta patético leer los diarios El Mundo y El País coincidiendo, casi sin guardar las apariencias. Uno utilizando la famosa técnica shakesperiana en sentido inverso. En vez de argüir que “Bruto es un hombre honrado, pero…” nos dice que “Mariano ha cometido errores pero…” que son debidos a la herencia de ZP y a la malvada Merkel que quiere asegurarse de que podrá recuperar el dinero que preste, argumento este último esgrimido también por El País, que en pleno ejercicio de cinismo, se olvida del desastre realizado por el presidente felón y culpa a la unión monetaria de albergar “graves defectos de diseño de los que Europa se está resintiendo”.

Para ellos, la clase política española, en donde necesariamente han de incluirse a los voraces gestores de las cajas de ahorros, todas quebradas, casi sin excepción, no han tenido la culpa. La culpa es del euro que está mal diseñado y de Merkel, que quiere cobrar lo que preste. Que la clase política haya hundido a España con las autonomías y las cajas no es un asunto que haya que tener en cuenta en el primer nivel acusatorio. España ya ha hecho lo que tenía que hacer, es decir, medio comprometerse a gastar menos y decir cuánto vale el agujero financiero. Ahora que después de cinco años haciendo lo contrario prometemos que decimos la verdad, el balón está en el tejado de la malvada, contra la que hay que blindarse con la línea Maginot. Es obvio que esto no responde una ideología conservadora. Es pura reacción para mantener lo que hay, para que esto no caiga porque como bien dijo Mariano, si se cae esto caemos todos, en plena alusión a la clase dirigente.

Al otro lado de la línea, no siempre con las cosas claras, se encuentran los dos medios que más independencia presentan respecto al sistema actual y algunas de cuyas firmas son auténticos faros de libertad en la tiniebla del consenso.

Apuntan Voz Populi y El Confidencial que “los problemas, por el contrario, los ha creado ese sujeto colectivo que es España” y que ésta “se asoma al abismo con la peor clase política en el puente de mando”.

¿Quién, en su sano juicio, puede negar estas aseveraciones? ¿Quién, que no tenga intereses en mantener este régimen de poder, puede desdecir estas manifestaciones sin incurrir en un cinismo absoluto o demostrar una ignorancia supina?

El número de lectores de uno y otro lado es todavía muy distinto, el grupo reaccionario lleva muchos años marcando la hegemonía política y cultural del régimen. Pero cualitativamente hablando, la balanza está equilibrada o se inclina hacia el progreso. En ese lado soleado se encuentra la “melius pars” de Marsilio.

About admin

Empresario. Autor del libro Mando a distancia. Ex profesor de Sociología. Doctor en Derecho. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Urbanista.

, , , , , , , , ,

One Response to LA PRENSA, ESPEJO DE ESPAÑA

  1. Lemos 4 Junio, 2012 at 16:49 #

    Que el colectivo español se asoma al abismo: Estoy de acuerdo, -lamentablemente-.
    Ques lo hace desde un puente de mando ostentado por la peor clase política:
    Parece – por lo que demuestran ellos mismo, que -ASÍ ÉS-, lamentablemente….

    Pero, que los problemas los han creado: ¿El colectivo español?
    Pues para mí, ese espejo no refleja tampoco, la verdadera imagen, o al menos con nitidez, de, quienes realmente crearon éstos problemas…

    Claro que el colectivo español haya jugado un papel fundamental, para perjudicarse así mismo, por sus aportaciones en ésta llamada democracia….

    Y lamentarnos por las abundantes aportarciones que este colectivo, aunque bien intencionado, frecuentemente desde la ignorancia, influyó decisibamente en tantos resultados -nefastos a la larga-, para nuestro propio interés.
    Sí, eso sí. Pero culpables, realmente culpables para mí, son, quienes:
    * teniendo un conocimiento concreto, lucharon por algo distinto al bien del colectivo español. Y para el perjuicio del colectivo español, como resultado.

    Algunos -culpables- no deberían de conseguir camuflarse por ningún juego de imágenes de ningún espejo….

    Slds deSananda.

Leave a Reply

%d bloggers like this: