LA POCA BONDAD DEL BANCO MALO

En 2010 se concibió la idea del banco malo como una medida para sanear los balances de la banca, especialmente la banca politizada y autonómica, de forma que ésta pudiera volver a desarrollar su bien remunerada función social, que no es otra que surtir de liquidez al sistema económico. El gran boquete financiero abierto por las distintas burbujas tenía que ser tapado por el Estado en el corto plazo. Dos debían haber sido las condiciones. En primer lugar, la nacionalización automática, por la vía de la pignoración de acciones o de la toma del control de los órganos ejecutivos, de las entidades que colocasen sus activos tóxicos en la nueva entidad. Seguidamente, para paliar el enorme esfuerzo financiero que el Estado tenía que realizar, era necesario emprender una drástica política de recortes en el gasto público, por otra parte desbordado y cuya evidencia empezó a plasmarse en nuestras retinas conforme avanzaba la crisis. Dicho recorte no podía producirse a costa de los ciudadanos y de las empresas. Los ciudadanos son los últimos a quienes debe afectar un recorte, pues ni han sido los responsables de la crisis ni, como beneficiarios finales de toda acción política, merecen sufrir sus consecuencias mientras haya un ámbito donde recortar. Y las empresas, agobiadas por la falta de financiación, no podían prescindir de la liquidez que suponían mayores recortes porque, entre otras razones, el banco malo debía ponerse en marcha para inyectar liquidez a las empresas. El recorte debía llegar, indefectiblemente, de la única parte verdaderamente prescindible y superflua del gasto público; el Estado autonómico y la red clientelar de la clase política. Con ese enorme ahorro se habría financiado el banco malo.

Lo ocurrido hasta hoy no puede estar más lejos de este planteamiento. El banco malo se crea con deuda avalada por el Estado y la sociedad civil ha visto mermados drásticamente sus ingresos a través de un incremento sin igual en los impuestos y de una reducción bestial en sus prestaciones sociales, mientras el gasto autonómico y la deuda, lejos de haber sido recortados, son hoy todavía mayores que en 2010.

En estas condiciones, un banco malo no podrá mejorar la situación porque lo que consiga por la vía de la estimulación del crédito, lo perderá teniendo que atender a los vencimientos para renegociar de la deuda a la que no acudirán los mercados, empeñándonos de nuevo con BCE o pidiendo un rescate que por supuesto, habrá que devolver.

En 2010, o al menos en 2011, tuvimos en nuestras manos la solución para España. La clase política se negó a desmantelar su red clientelar. Este banco malo no va a solucionar nada porque llega demasiado tarde. Los ciudadanos acabaremos pagando muy caro las consecuencias. Nosotros, los ciudadanos. No ellos. Como siempre.

About admin

Empresario. Autor del libro Mando a distancia. Ex profesor de Sociología. Doctor en Derecho. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Urbanista.

, , ,

One Response to LA POCA BONDAD DEL BANCO MALO

  1. Lemos 29 Octubre, 2012 at 23:30 #

    Según el panorama, esto parece, sí….
    que los mismos de siempre, como la historia muestra, paguen y muy caro,
    Sí… tras el inicio, avanzando por la Vía Crucis española que el siglo XXl promete
    si no tomamos cartas en el asunto….
    Creo que éste banco malo, ni és, ni deja de ser bondadoso….
    Sino una muestra más del mal hacer, -de tantos- que en este país tienen poder
    para hacer y deshacer…
    ¡¡Tanto frecuente desatino para hacer y deshacer, en España!!
    Lo que no deben de hacer, -lo hacen-. Y lo que deben de -deshacer- al contrario
    -más lo afianzan-…Y los de siempre: COMO SIEMPRE… a pagar “los desatinos…”
    Respecto a estos de siempre….. El cansancio originado por el sufrimiento, aunque solo surta por regla natural, no podrá pasar desapercibido, ni para los de siempre, ni para los otros -de siempre- los no bondadosos ….
    ÉSTOS, no bondadosos, con el capital ajeno, el de la sociedad, éstos de siempre, que teniendo el poder, y por lo tanto LA POSIBILIDAD en sus manos:Ni hacen ni deshacen.
    NO QUIEREN HACER sino es para ellos. Ni quieren DESHACER, si no es para afianzar sus intereses… Claro, eso nunca se lo van a decir a usted…
    Es usted, quien después de tanto palo, cae en la cuenta, -por cuenta propia-…..

    Es mejor decir, que “la autonomía” es sagrada. ¡El bien de la autonomía! el gran paso que España dio en cuanto a derechos y libertades: ¡¡LAS AUTONOMÍAS!!
    y los demás… -LOS DE SIEMPRE-, los pagadores:
    A hacer como si el sagrado timo de las autonomías y su contundente fracaso, no fuese la gangrena extensiva en la economía española…
    No… no lo sabemos….. (Aunque los sepamos) porque éste Sistema hace que con la sociedad, saber o no saber, da igual… No contamos para nada. SOLO PARA DARLE A LOS DE SIEMPRE EL VISTO BUENO, CADA CUATRO AÑOS, Y A SEGUIR…
    para vuestro bien y el de toda vuestra santa ….
    …. Y acostumbrada opulencia ….. CLARO, ésto és lo sagrado para algunos:
    Las costumbres adquiridas en sus vidas…..
    Qué bondad, ni que banco malo, ni que Lerele con cuatro borlas… !! Sr. Abadía…..

Leave a Reply

%d bloggers like this: