INDEPENDENTISMO: APLIQUEMOS LA CONSTITUCIÓN PARA DESPUÉS REFORMARLA

 

 Consiga o no CiU la mayoría absoluta, lo cierto es que casi un 70% del parlamento catalán será separatista. Considerando una participación de otro 70% de la sociedad catalana, y que todos los aspirantes a ser conciudadanos de una “Catalunya lliure” acudirán en esta ocasión a la llamada de las urnas, podemos inferir que aproximadamente el 50% de los catalanes hoy es abiertamente partidario de la independencia. Cuestión ratificada por la últimas encuestas sobre la intención independentista del ciudadano catalán.

Una breve retrospectiva nos permite contemplar que el giro producido en los últimos cinco años ha sido casi copernicano. Desde 1991 hasta 2007, un porcentaje oscilante entre el 31% y el 35% se proclamaba independentista, al mismo tiempo que una media del 50% (del 43% al 56%) se mostraba en contra. El porcentaje de personas que mostraban indiferencia onduló entre el 11% y el 17%.

Hoy la independencia es secundada por el 50% de la población, como acabamos de decir. La no independencia tiene un apoyo del 25% y la indiferencia de otro 25%.

La pregunta que cabe hacerse es: ¿Qué ha ocurrido? ¿cómo es posible que en 5 años hayan cambiado tanto las cosas? Y la respuesta deberíamos encontrarla en los hechos acontecidos. Son, básicamente, dos. La crisis y el agotamiento de las concesiones que se pueden hacer por la vía del Título VIII. Habrá muchos que deducirán que la maldición, el tormento, el anatema Zapatero ha sido el culpable de todo cuanto acontece. Primero por negar la evidencia de la crisis, y segundo por conceder a los independentistas todo aquello que en ese momento deseaban para su hoja de ruta. Y no les faltará razón si al concepto “culpabilidad” le añadimos la expresión “de precipitación” que marca su carácter de temporalidad. En efecto, la idiocia de un personaje que difícilmente habría resultado elegido concejal de León en una auténtica democracia, provocó la precipitación de todos los acontecimientos conocidos. Sin los latigazos de la crisis atizados sobre la piel ciudadana y sin haber agotado el frasco de las concesiones que venían haciéndose desde la Transición a los nacionalismos, incluso sobrepasando los límites marcados por la Constitución del consenso y de la concesión, los acontecimientos no se habrían precipitado. Pero nada más, eso es todo, porque habrían llegado en todo caso a la situación actual unos años más tarde. La política de inmersión lingüística y la corrupción de los medios de comunicación catalanes, instalados en la mentira desde el comienzo de esta mal llamada democracia, traicionado sus propios ideales, habrían dado el mismo resultado unos más tarde. No debemos engañarnos. El bobo solemne ha sido la puntilla, la estocada a un régimen que viene agonizando silenciosamente desde hace muchos años.

No podremos conseguir enderezar el sentimiento nacional español que muchos catalanes profesaban mientras nuestro sistema político no elimine las vías que dan pábulo a las ambiciones de poder regional concentradas en el Título VIII. Y no lograremos neutralizar el Estado autonómico mientras el parlamentarismo de listas de partido esté instaurado en España como forma de gobierno nacional y autonómico. Si este sistema ya es de por sí antidemocrático porque niega la separación de poderes y la representación de los ciudadanos, en España resulta absolutamente fundamental eliminarlo a favor de un sistema presidencialista a través del cual y con el debido tiempo surta efecto la bondad de la libertad política que nos acercará de nuevo al patriotismo de lo español.

No hay atajos para esta ruta. El paño caliente de aplicar la Constitución para frenar la secesión ha de venir inmediatamente seguido de la reforma de la misma Constitución. La que nos ha traído hasta aquí.

About admin

Empresario. Autor del libro Mando a distancia. Ex profesor de Sociología. Doctor en Derecho. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Urbanista.

, , , , , , , , ,

4 Responses to INDEPENDENTISMO: APLIQUEMOS LA CONSTITUCIÓN PARA DESPUÉS REFORMARLA

  1. Lemos 20 Noviembre, 2012 at 22:51 #

    Estoy de acuerdo con su mensaje Sr. Abadía, lo que pasa, es, …. que….
    Durante la carrera silenciosa y de fondo, de los cuatros separatistas de entonces…..
    Éstos, han aprovechado MUY BIEN : Los desperfectos de la actual constitución española, junto con la no menos abundante y larga cadena de dejadeces y tolerancias al respecto, por parte de la casta política española que -en general-.
    Cuando la constitución -al respecto- indica claramente como: NO TOLERABLE.
    ¡¡Qué bien aprovecharon la situación, los cuantos separatistas de entonces,…!!
    Bajo un lema carente en muy gran parte de consistencia, pero a base de insistentes y variadas triquiñuelas, fueron éstos “independentistas”, consiguiendo adherir seguidores a su “movida”. Una marcha cuyo objetivo no está amparado en absoluto, por la ley constitucional….
    EL PUNTILLOSO REMATE del bobo solemne y su séquito…. claro que ayudó -muy mucho-a ésta inconstitucional marcha.
    Entre bobos, flojos y listillos, han conseguido inculcar una convicción masiva: Seguir la disparatada carrera y el deseo de llegar a su igualmente disparatada como ilegal meta.
    Cuando a nivel social, consiguen esta situación, y teniendo en cuenta la actitud que de momento ha mostrado y mantenido el gobierno español, para mí significa, que:

    El enfermo sangra gravemente. Y en estos casos, con -paños calientes- …. ¿¿??…

    Paños calientes, es lo que los políticos de hoy aplican al asunto, según parece….
    Pero aquí está el resultado, como se ve…

    Estimado Sr. Abadía,
    me parece que los paños ya resultarían poco… muy poco eficientes….
    Según la evolución adquirida, pide : INTERVENIR y DE URGENCIA.
    Pero de momento, yo no veo al equipo indicado para tal delicada operación.
    Confío en que éste, esté ya de camino….
    Y con urgencia, acierto y éxito, se reforme todo lo que nos ha traído hasta aquí…
    Slds deSananda.

  2. Lemos 20 Noviembre, 2012 at 23:27 #

    Se reforme todo lo que en los últimos 35 años, desde y por la constitución española, ha permitido traer a España -hasta aquí-….

  3. Lemos 4 Diciembre, 2012 at 21:12 #

    El idioma oficial de España es el español. En cualquier lugar de España su 1º idioma oficial es el español (castellano). Otras lenguas existentes en cualquier parte de España son como lenguas locales, son respetadas por la constitución española. Pero, no por encima del idiomal oficial de todos los españoles que és el español.
    El idioma oficial de Cataluña, como el de cualquier auronomía española es, el español.
    La segunda engua el catalán. Y ésta, como cualquier otra lengua local de España, no puede exigíserle a ningún español si quiere tener una convivencia normal o llevader, en cualquier territorio de España.
    España ya dispone de su 1º lengua oficial a nivel nacional: EL ESPAÑOL.
    Todo lo que no sea ésto, se trata solamente de abusos consentidos por la irresponsable política que tantos mediocres han realizado en España, en ésta pobre etapa de falsa democracracia.
    Para los catalanes independistas que piensan que España no quiere “soltar” a Cataluña, porque así ya tendría más “teta”…..: HIPOCRESÍA!!
    La “teta” REBOSANTE O SECA es de todos los españoles. Seca también.
    No solamente de los ignorantes independistas. Le guste o no, compartirla con el restode sus dueños….

  4. Lemos 5 Diciembre, 2012 at 19:16 #

    Correcto: INDEPENDENTISTA. Perdone maestro.
    También por el resto de faltas acumuladas en estos comentarios.
    Soy tranquilamente nerviosa, y pocas veces consigo tranquilazarme cuando escribo. Será por lo tranquila que soy…. que me mantengo nerviosa….
    INDEPENDENTISTA es una palabra larga en la lengua española.
    Frecuentemente veo que no consigo terminar de escribir esta palabra correctamente. Más que por su -continuidad- (que larga ya lo és) por el significado que conlleva.
    Éste para mí, un HORROR, qqqque me deja a medio camino…: “independista”…..
    Con la palabra INDEPENDENTISTA, me ocurre sobretodo, -últimamente-, ….
    Claro, antes no se necesitaba escribirla tanto…. (o al menos eso pensabamos muchos)

    Pero en España: ESPAÑOL.
    Por encima de cualquier otra lengua regional. Aunque eso sí, respeto por ellas también.
    Slds

Leave a Reply

%d bloggers like this: