EL DERECHO A SER LIBERADOS

Quienes sabemos que el desmoronamiento económico y nacional de España obedece a causas políticas, es decir, aquellas que versan sobre la naturaleza del poder constituido y no a una simplista interpretación que lo atribuye a una sucesión de malas gestiones de gobierno, tenemos depositadas nuestras esperanzas en un rescate internacional de la maltrecha economía nacional.

Tal es nuestro grado de desconfianza en quienes se reparten consensualmente el poder cada cuatro años desde la muerte de Franco, que apelamos, como lo hizo el trigésimo octavo congreso del Partido Radical Transnacional, al derecho de los pueblos a ser liberados.

Celebrado a finales de octubre de 2002 en la ciudad de Tirana, el movimiento liderado de Bonino y Panella argumentó que hay ocasiones en la historia de un pueblo en las que es tal la opresión y la falta de libertades y derechos fundamentales que la ayuda/intervención internacional se convierte en algo tan necesario como legítimo. El PRT abogaba incluso por el uso de la fuerza con el fin de derrocar al dictador, si era necesario.

En España, afortunadamente, las libertades civiles y los derechos fundamentales están garantizados no sólo por la ley sino por las propias instituciones que velan por ellos. Pero no podemos decir lo mismo de los derechos políticos. La clase política instalada en el Estado desde la Transición, y la oligarquía financiera y mediática que convive simbióticamente con ella, negaron a los ciudadanos su capacidad para elegir y destituir a sus gobiernos, haciéndolos representativos de la sociedad civil y estableciendo cauciones para controlar su poder.

Tal es la amplitud de su potencia financiera y mediática, y tal es la magnitud de las redes clientelares tejidas por esta partidocracia, que a los gritos afónicos de una todavía minoría de ciudadanos, nos vendría muy bien el altavoz de las exigencias internacionales para extender la verdad. Convencidos de que cuanto antes toquemos fondo antes podremos planificar, con realismo, nuestro futuro, somos conscientes de que un hipotético rescate y las condiciones draconianas que se nos impondría serían de tal calado que las nuevas subidas de impuestos y nuevos recortes en las prestaciones sociales dejarían todavía más en evidencia la gran brecha abierta entre quienes disfrutan del Estado clientelar que esta partidocracia ha construido para su bienestar personal y el resto de la sociedad.

Un rescate ayudaría a entender a esa mayoría silenciosa que sufre amargamente en su propia piel la tragedia de la crisis, del desempleo y la desesperanza, que más allá de razones coyunturales, se encuentra un modelo fallido de Estado, una concepción oligogrática del poder, que debe fenecer para que el pueblo sobreviva.

Estamos con Bonino y con Panella, hay veces en que la ayuda internacional se hace absolutamente necesaria para salvar a un pueblo de sus gobiernos.

About admin

Empresario. Autor del libro Mando a distancia. Ex profesor de Sociología. Doctor en Derecho. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Urbanista.

, , ,

One Response to EL DERECHO A SER LIBERADOS

  1. LEMOS 29 Octubre, 2012 at 17:05 #

    En resumidas cuentas:El poder político oligárquico y su conglomerado, se ha instalado entre nosotros, influyendo en la existencia cívico-social española, como muchos “aprecian” …
    Otros no lo aprecian tanto, pero, igualmente o -más aún-, desde la semi-inconciencia PADECEN. Según opiniones, y debido a la falta de reacción de la sociedad española, para defender sus propios intereses a cal y canto….
    La solución liberativa de esta venenosa y mortal intoxicación, al día de hoy, sería:
    “AL QUE NO QUIERA UNA TAZA, SE LE DA DOS”
    Porque, como no hacemos nada por defendernos, probocar el IMPRESCINDIBLE DESPERTAR, aumentando la dosis venenosa, es lo que queda. En éste caso, creo, bien intencinado por su parte:
    “QUIEN BIEN TE QUIERE, TE HARÁ SUFRIR…” No obstante, como solución no me convence. Slds

Leave a Reply

%d bloggers like this: