DISCURSO POLÍTICO EN EL CONGRESO CONSTITUYENTE DE SOCIEDAD CIVIL Y DEMOCRACIA

Ayer, muchas personas, jóvenes especialmente, me preguntaron sobre la posibilidad de enviarles una copia del discurso/speech que lancé en el Congreso Constituyente de Sociedad Civil y Democracia. A todos les dije que estaría encantado de hacerlo, así que lo cuelgo aquí para que quien esté interesado pueda recuperar los fragmentos que le gusten y, por supuesto, utilizarlos incluso literalmente allá donde lo estimen conveniente. En realidad no es un discurso para ser leído, es más bien una secuencia coherente de reflexiones, un borrador de notas. Es posible que encontréis errores

 

 

 

 

 

 

SPEECH CONGRESO SCD

 

Presidente del Congreso, Presidente actual de SCD, Daniel Movilla

 

Amigos y Amigas de alma española.

 

Nos convocan hoy a todos nosotros los mismos valores y las mismas querencias:

 

La pasión por la libertad política, pues detestamos la servidumbre a la que nos somete este Estado de partidos.

 

La lealtad a un ideal, que nos hace distinguirla de la fidelidad a un oligarca de partido

 

El interés por la verdad, pues no aceptamos la ficción de este parlamentarismo de listas cerradas y bloqueadas y porque llamamos a las cosas por su nombre.

 

Nos convoca también a todos, además de estas querencias, la tristeza de contemplar, impotentes, cómo todo un proyecto colectivo, construido con la ilusión, el tesón, la energía y el dolor de generaciones se está viniendo abajo. Ese proyecto, mal que les pese a algunos escuchar su nombre, aunque otros lo cuestionen y le concedan el perjuicio de la duda, ese proyecto, queridos amigos, ese proyecto, con 500 años de antigüedad y otros tantos de futuro

¿cómo se llama ese proyecto? Ese proyecto se llama España.

 

Y les vamos a decir a sus enemigos y a los escépticos que España

Es un Proyecto real,

Es un Proyecto no discutible sino cierto, como decía Ortega,

Y que representa para los españoles la mayor garantía de la libertad

 

Pero si cierto es nuestro proyecto, no es menos cierto que la zozobra de los acontecimientos está a punto de hacer naufragar este buque insignia de Occidente que tantas millas y tantas leguas ha surcado con el pabellón de la libertad y de la civilización.

 

No, no es menos cierto

 

Porque ya no queda un solo parámetro, una institución, un colectivo público o incluso un concepto político fundamental que no esté haciendo aguas por todos sus flancos en este Estado de Partidos:

 

El maridaje del Poder Judicial con el político, en ocasiones cubierto bajo el manto de la impunidad y cuya concupiscencia ha engendrado vástagos ilegítimos y auténticos esperpentos del tamaño del Estatuto catalán, de la Ley de Partidos políticos, o la indulgencia al terrorista. , amigos, el Poder Judicial demuestra que es capaz de arrastrar la toga por el polvo del camino.

 

El Estado de las Autonomías, con sus estatutos neofeudales,  ha quebrado la sostenibilidad económica y la unidad política de España.

 

Porque la soberanía nacional está en jaque, porque se cuestiona abiertamente el sujeto constituyente español. Una parte de nosotros va a convocar un referéndum para autodeterminarse sin tenernos en cuenta más que para pagar su deuda

¿pero qué es esto?

Y todavía hay quien piensa que el jaque mate no va con él.

 

La sumisión del poder Legislativo al Ejecutivo, dos funciones fundamentales de naturaleza radicalmente distinta, convierten al Parlamento en un títere sin capacidad real para legislar ni controlar al gobierno.

Sus leyes son el fruto podrido de los pactos entre la oligarquía financiera y el partido dominante. Tras esa estrecha relación entre las oligarquías políticas y la financiera existe una estrategia clara: el apoyo mutuo que tiene como resultado el continuismo.

O ¿acaso es casualidad que a las pymes y autónomos, creadores del 90% de nuestro tejido empresarial se les niega el pan y la sal por parte de las entidades financieras con la excusa de que no hay dinero que prestar y en cambio compran deuda masivamente con el dinero que previamente les ha regalado el Estado para salvarlas de forma que éste puede seguir gastando en sus redes clientelares?

 

Eso, que en el mundo empresarial recibe el nombre de peloteo y que está penado, está ocurriendo en la cima de la sociedad, se produce ante la pasividad negligente de un Parlamento mudo, atónito, incapaz de ejercer su labor de control al Ejecutivo.

¡¿Para qué diablos queremos un Parlamento así?!

 

Amigos, la cosa no termina aquí

Tenemos unos Sindicatos españoles, con honrosas excepciones, que no son sino maquinarias públicas de producir parados. Si algo representan es una versión decimonónica del Estado Social. Si a alguien no representan, es al trabajador del siglo XXI.

 

Lo mismo le ocurre a la patronal,  que apoltronada en su sillón estatal reproduce en su seno los mismos vicios sindicales

 

Y por supuesto a los partidos políticos. Está bien que un ciudadano apoye con sus impuestos a otro más débil, en eso consiste la solidaridad y la equidistribución de la riqueza. Pero que tenga que pagar con la nómina de sus antagonistas ideológicos….. eso es para nota, eh….

 

Mientras sean estatales, mientras estén financiados por el Estado, no serán civiles y no representarán a la sociedad civil. Y mientras no representen al ciudadano es imposible pensar que trabajarán para él. Daría lo mismo que fueran o no fueran democráticos, si no representan a la sociedad, ¿a nosotros qué nos importa si no nos representan? ¿qué más da?

 

¿Y qué decir de la ficción de la representación y su ley electoral, piedra angular, la auténtica clave de bóveda del Estado de Partidos? ¿Acaso alguien puede sentirse representado por una lista cerrada y bloqueada precisamente para cerrar y bloquear la libertad de elección? ¿Pero cómo no nos damos cuenta del gran fraude del parlamentarismo de listas de partido?

Lo digo muy a menudo, en la política nada ocurre por casualidad. Puede ocurrir un hecho extraordinario, accidental, claro, e incluso éste puede cambiar el rumbo de los acontecimientos. Pero una secuencia de hechos continuada, de tracto sucesivo jamás se produce por casualidad.

Por lo tanto, ¿pensáis que ese Parlamento doblegado al Ejecutivo, débil, sumiso y cómplice por acción u omisión es así por casualidad?

¿Pensáis que es puro azar que jamás nunca haya una sola voz discordante de los 350 diputados, uno sólo de los más de 200 días hábiles de los 4 años que dura cada una de las 10 legislaturas de los últimos 33 años…?

Un sistema de listas nunca puede ser representativo ¡¡pero es que aquí no se tuvo ni el decoro de guardar las apariencias, y se cerraron y bloquearon para no correr el más mínimo riesgo de indisciplina!!

Y mientras tanto, el ciudadano, permanece impotente, no puede actuar, sólo acudir a las urnas una vez cada cuatro años. Rousseau se reía del pueblo inglés porque se creía libre y tan sólo lo era cuando votaba. Luego volvía a su estado de esclavitud.

En España, hemos visto que ni siquiera tenemos ese minuto de gloria cada 4 años porque no votamos, plebiscitamos listas cerradas, ratificamos las decisiones que se han tomado en las sedes de los partidos meses antes.

 

Yo no soy muy amigo de Rousseau, el ginebrino concibió entelequias que otros con peores intenciones se basaron en ellas para cometer barbaridades.  Pero planteó algo grande, muy grande. Y lo dejó como un precioso legado a la democracia. En el libro III del Contrato Social dijo que Donde está el representado no está el representante.

 

Es decir, que cuando el ciudadano (representado) cree que tiene que actuar, que tiene que presentarse, se sobrepone a su representante.

 

¿Y acaso el principio de la representación no está basado en el consentimiento?

Pues bien, cuando el pueblo no consiente, cuando deja de consentir, ¿por qué tiene que esperar 4 años para decidir?, ¿pero no hemos quedado que es el soberano? ¿pero no se nos llena la boca con la soberanía popular? ¿En qué quedamos?

 

¿Hay algún mecanismo de democracia participativa consagrado en nuestra constitución? No

 

¿Puede una mayoría del  pueblo español aprobar por sí misma una ley si el Parlamento se lo impide? Tampoco

 

¿Puede una mayoría del pueblo español convocar por si solo un referéndum? Ni flores…

 

¿Puede una mayoría del pueblo español mandar a casa a alguno de los que dicen ser sus representantes? No padre…

 

¿Y a esto le llaman democracia?

 

Hemos hecho un repaso a las instituciones fundamentales del Estado

Quizá falte alguna

En relación con sus propósitos de cambio

¿Está? ¿Se le espera….?

 

Queridos Amigos, todos estos despropósitos no salen gratis

Varias generaciones se han perdido en la conquista de la libertad política

Por favor, no perdamos otra más, no nos lo podemos permitir

Detengamos el proceso de desintegración de la conciencia española, de las libertades y de la prosperidad a la que todas las instituciones nos están condenando.

 

Nos han convocado las mismas querencias y la misma melancolía

Hemos hecho un ejercicio de realismo para situarnos en la verdad

Y el resultado ha sido duro

 

Pero no todo es negro y triste.

Porque Por supuesto, nos ha convocado también la convicción de que si la sociedad civil nos unimos, como suele decir Mario, “de aquí se sale

 

Produce alegría contemplar como son ya centenares de miles de ciudadanos los que se han dado cuenta de la necesidad de cambiar, no la condición humana de las personas sino la naturaleza de las instituciones. No hay que cambiar a los políticos unos por otros sino el sistema que los selecciona. Esa parte inteligente, esa maior pars a la que aludía Marsilio de Padua, abanderará el cambio y servirá de guía al resto de los ciudadanos en el camino hacia la recuperación de la conciencia de España, hacia la conquista de la libertad política y la consecución de la prosperidad social.

 

Y aquí es donde cobra verdadera importancia el papel que ha de jugar SCD como plataforma canalizadora de toda la energía innovadora con la que promover un verdadero cambio en el sistema político español.

Esta ponencia es el fruto de la reflexión de muchas personas, durante mucho tiempo, años me refiero. Todos hemos llegado a una conclusión

 

Un movimiento con verdadera vocación transformadora -al que no le queda otro remedio que transformase en partido político- que no tiene la ambición de gestionar las instituciones actuales sino de modificarlas para hacerlas representativas de la sociedad y para establecer sistemas de control, no debe dar respuesta a todos los temas como si se tratase de un típico programa electoral de gobierno, pues es indigno gobernar sin representación.

 

Nuestro ideario por lo tanto, no siendo un programa de gobierno conservador de lo que hay, es un planteamiento innovador, revolucionario si se quiere, de las estructuras actuales.

 

Por eso se ciñe casi exclusivamente al establecimiento de unas reglas de juego limpias y democráticas que restauren la conciencia nacional, instauren la libertad política y abran el paso a la prosperidad.

 

SCD apuesta firmemente por la apertura de un proceso político para elaborar una nueva Constitución que otorgue, incluyendo el momento de su propia redacción, el protagonismo al ciudadano.

 

En ello concentrará todas sus energías y a tal fin consagrará su acción política

 

SCD defenderá una serie de medidas ante la soberanía ciudadana, de las que cabría destacar lo siguiente:

 

Si SCD dispone del apoyo suficiente, el pueblo español elegirá directamente al presidente del Poder Ejecutivo, para que el gobierno de nuestro país no vuelva a depender jamás de quienes abominan de la idea de España, para que no se vuelva a repetir el chantaje del nacionalismo periférico.

 

Si SCD cuenta con el apoyo de los ciudadanos se articularán las garantías pertinentes para que se pueda hablar, escribir y aprender el castellano en toda la Nación española.

 

Si SCD cuenta con escaños suficientes, se modificará la ley electoral para transformar esta oligarquía de partidos estatales en un sistema donde el diputado represente al ciudadano hasta el punto que éstos le puedan revocar su mandato.

 

Si SCD recibe el respaldo necesario, se someterá a referéndum el modelo de Estado de forma que los ciudadanos decidan si quieren continuar o no con el Modelo Autonómico actual

 

Si SCD concita los apoyos pertinentes, la elección de los órganos del Poder Judicial se realizará únicamente entre el cuerpo Judicial no interviniendo en ningún momento el Gobierno ni el Parlamento. Los jueces en España serán independientes del poder político.

 

Si SCD consigue el respaldo necesario, se articulará un sistema de democracia participativa digital donde una mayoría ciudadana pueda

–        Convocar referéndums

–        Tomar la iniciativa legislativa para aprobar leyes

–        Tomar la iniciativa para derogarlas leyes

–        Revocar cargos electos

 

Si SCD cuenta con el favor ciudadano, eliminará la financiación pública de partidos, patronal y sindicatos para obligar a éstos a residir en la sociedad y no en el Estado.

 

En fin, si SCD congrega la fuerza necesaria,

–        Se eliminarán los privilegios

–        Desaparecerán los órganos inútiles para los ciudadanos

–        Se cerrarán las TV públicas deficitarias

–        Y se dedicarán esas enormes cantidades de recursos a la economía productiva, a la educación y a la investigación

 

Queridos amigos, sin una revolución institucional, la conciencia de España no se recuperará, la libertad política no se conquistará y la prosperidad no llegará.

 

Tenemos las ideas en que apoyarnos

 

Tenemos a las personas, al propio movimiento SCD para estructurar una estrategia

 

Y, cosa extraña en cualquier movimiento político de este descafeinado siglo XXI, tenemos un líder, un líder natural, indiscutible para canalizar la energía de la sociedad civil hacia el Estado

 

¿Hace falta que diga su nombre?

 

¿Verdad que no hace falta?

 

Pues eso!!

 

Muchas gracias!!

About admin

Empresario. Autor del libro Mando a distancia. Ex profesor de Sociología. Doctor en Derecho. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Urbanista.

, , , , , , ,

3 Responses to DISCURSO POLÍTICO EN EL CONGRESO CONSTITUYENTE DE SOCIEDAD CIVIL Y DEMOCRACIA

  1. Lemos 7 Octubre, 2012 at 16:59 #

    En fín… Estimado Sr. Abadía:
    Si SCD cuenta con el apoyo de los ciudadanos, con el respaldo necesario, y aumento progresivo de éste (intuyo que -SÍ-)….
    SCD se convertirá en la plataforma catalizadora de energía innovadora.
    Promoviendo – y consiguiendo- los verdaderos cambios del Sistema Político Español.
    Los cambios que España urgentemente necesita:
    -*Detener el proceso de desintegración de la conciencia española, esencia y pilar sustentador de España.
    -*Cambiar la naturaleza de las instituciones y su sistema político de selección.
    -* Una constitución que otorge el protagonismo al ciudadano.

    Si SCD con el respaldo de la sociedad, trabaja de lleno en esto, hasta su total consecución: Rousseau y Marsilio se quitarian el sombrero ante España.

    Y no solamente Rousseau y Marsilio, sino los mismísimos Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón (Aquí en Granada, descansando sus restos mortales)…
    Admirarían esta España por la que ellos tanto lucharon…..
    Por la diferencia -que ellos no conocieron-, de una España que apoyará la pluralidad, sin perder la unidad. Una sociedad española democráticamente participativa.

    Estimado Sr. Abadía,
    Me importa -cuatro cominos-, el hecho de que algunos acudan al congreso, como alguien en Twitter ha reconocido: -Solo por curiosidad-…
    Y mediante twitter informe sobre su ponencia, desde la ironía (para mi impresión…)
    -Si mezcla clases de política con śto o con lo otro…”-
    -“Si antes mencionaba a Rousseau y ahora Marsilio…”-
    -Si lo más correcto fuese moverse por el escenario…. (Y usted, ésto no lo hace…)-

    En fín, Sr. Abadía:
    Me queda muy claro que por encima de todo, usted, sabe muy bien de lo que habla, el porqué y el cómo…
    Y que se molesta en hacerlo comprender a la sociedad. -*Éso és lo importante-.

    Sé que cuando a una sociedad se le explica las cosas desde la sinceridad y el respeto a ella, la sociedad -lo capta- ….
    Al margen de las coqueterías, o estrategias comunicativas….
    Porque, la sociedad no debe de ser una masa de servidumbre para unos cuantos.
    Ni una pandilla de títeres. Ni se merece que en ello nos combiertan….
    Como algunos han hecho y hacen de nosotros…..

    Saludos alma española mía….

    • admin 7 Octubre, 2012 at 17:17 #

      Gracias, Lemos 😉

  2. Soledad 9 Octubre, 2012 at 01:18 #

    Estimado Lorenzo, cuando la gente recibimos una información tan sincera y documentada como es la intervención que has escrito, ésto nos permite “aprender” un poquito más de una trayectoria desinteresada en pro de un proyecto común mas ambicioso en cuanto a valores que los proyectos tradicionales a los que la casta nos tiene acostumbrados.
    La sociedad civil somos cada dia mas capaces de separar el polvo de la paja y de no dejarnos adoctrinar en “mas de lo mismo” por tanto, cuando contamos con personas como tu con el tino y la “paciencia” necesaria para esperar el tren que nos permita tomar la palabra, ésto no ha hecho mas que empezar!!
    Con todo mi cariño y admiración recibe mi mas profunda enhorabuena y la promesa de seguir aprendiendo de uno de los mejores: de Lorenzo Abadía

Leave a Reply

%d bloggers like this: