20N Otro análisis hacia la convergencia

No es cierto que exista un auténtico clamor en la sociedad para cambiar la ley electoral y dejar de beneficiar a los partidos hegemónicos porque si fuera así, éstos no habrían obtenido más de veinte millones de votos y casi el 80% de los sufragios hace tan sólo una semana.

Ni siquiera podríamos decir, a tenor de los resultados, que ese sentimiento de animadversión expresado por la ciudadanía en las encuestas contra la clase política tenga una base excesivamente sólida, pues acabamos de asistir a unos comicios cuya participación ha sido la más alta en mucho tiempo. Es verdad que comenté en un post anterior que los españoles tenemos un sentido de la pertenencia casi telúrico y haber formado parte de unas siglas o simpatizado con ellas genera una ligazón que ni el más estruendoso de los desatinos a un lado y a otro del espectro ideológico es suficiente para darnos cuenta de que lo que falla es el sistema (es decir todos ellos) y no solamente quienes detentan el poder central. Pero si esto es cierto para votar, también debería serlo para las encuestas y sus datos lo contradicen, lo que implica que o bien los españoles somos de mucho ruido y pocas nueces, o bien todavía no existe un proyecto ilusionante que se contemple como real y concreto y que pueda canalizar el descontento que se oye en la calle, se observa en las encuestas pero no se recuenta en las urnas.

Hay quienes apuestan, una vez conocidos los resultados y comprobado que los pequeños partidos han aumentado sus votos, por una gran coalición capaz de revertir la hegemonía de los cuatro partidos que siempre ostentan el poder en España. De una manera bastante ingenua mantienen que si se suma la abstención (9.700.000 votos), los votos nulos (317.000), los votos en blanco (330.000) y los votos de los pequeños partidos que no han obtenido representación (718.000) el resultado sería la fuerza más votada, por encima incluso del Partido Popular. No se dan cuenta de que esa situación es imposible porque la abstención en España, en un porcentaje alto, es debida al pasotismo y no a la rebeldía contra un sistema en el que no se cree, al menos de momento. Y de que los votos de los partidos, además de representar tan sólo un pequeño porcentaje -bien es cierto que con una fórmula electoral más proporcional muchos ciudadanos no encontrarían el mismo riesgo de perder su voto que en el sistema actual y eso sin duda les beneficiaría- reflejan dicotómicos programas que hacen inviable una unión salvo que ésta se genere con el único ánimo de reformar o revisar íntegramente el sistema político español.

Ésta es para mí una de las grandes cuestiones políticas actuales. La unión de esa parte de la abstención rebelde (la positiva en términos de creatividad política) con los votos en blanco, los nulos y los pequeños partidos sólo puede concitarse, con un apoyo masivo, si se produce fuera de las urnas, al estilo del mejor espíritu 15M que conocimos las últimas semanas de mayo. No hablo de salir a la calle, al menos de momento no se trataría de eso. Hace falta un acto volitivo más marcado, una demostración puntual y concreta de la voluntad popular. Hablo de una gran consulta que mueva desde la sociedad civil al ciudadano y que, sin pedirle el voto, le motive para firmar, como si se tratase de un referéndum, una petición a las instituciones para que sin dejar de gobernar, abran un proceso constituyente para redactar las normas que tanto nos ignoran como ciudadanos.

Estoy seguro de que para tal fin se puede establecer la alianza necesaria entre movimientos y partidos tan dispares que de verdadero sentido a su unión y que por lo tanto pueda mostrar su auténtica determinación y su clara vocación de cambio a unos ciudadanos que, confusos como lo están, necesitan de un verdadero liderazgo para dejar de hacer aquello que tienen por rutina, aunque lo hayan criticado severamente un mes antes.

 

 

About admin

Empresario. Autor del libro Mando a distancia. Ex profesor de Sociología. Doctor en Derecho. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Urbanista.

, , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply

%d bloggers like this: